Vigilante de seguridad: Funciones y obligaciones. Urbisegur

Vigilante de Seguridad. Funciones y Deberes

Por | Seguridad, Urbisegur

Sin tener una noción clara de ello, tendemos a pensar que conocemos los derechos y obligaciones del vigilante de seguridad. Aun así, en labores de protección, seguridad y vigilancia, pueden producirse situaciones complicadas en las cuales no estaríamos tan seguros de la legitimidad o no de dichas situaciones.

Las funciones del vigilante de seguridad, vienen especificadas en el Boletín Oficial del Estado, concretamente en el Real Decreto 2364/1994 de seguridad privada y cuya última modificación fue realizada en 2014.

Veamos qué dice la norma al respecto.

Formación del vigilante de seguridad

Los vigilantes de seguridad habrán de superar los módulos profesionales de formación teórico-práctica; siempre, asociados al dominio de las competencias que la Ley les atribuye. Asimismo, habrán de superar unas pruebas físicas y psicotécnicas (en el caso de trabajar con armas de fuego). El contenido de los módulos a estudiar, así como su duración serán determinados por el Ministerio de Justicia e Interior.

Por otro lado, se realizarán cursos de actualización o especialización; que serán de veinte horas lectivas mínimas por año y vigilante.

Funciones del vigilante de seguridad

  • Ejercer la vigilancia y protección de bienes muebles e inmuebles. Así como la protección de las personas que puedan encontrarse en los mismos.
  • Efectuar controles de identidad en el acceso o en el interior de inmuebles determinados. En ningún caso puedan retener la documentación personal.
  • Evitar la comisión de actos delictivos o infracciones en relación con el objeto de su protección.
  • Poner inmediatamente a disposición de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a los delincuentes en relación con el objeto de su protección. También los instrumentos, efectos y pruebas de los delitos. No podrá proceder al interrogatorio de los afectados.
  • Efectuar la protección del almacenamiento, recuento, clasificación y transporte de dinero, valores y objetos valiosos.
  • Llevar a cabo, en relación con el funcionamiento de centrales de alarma, la prestación de servicios de respuesta de las alarmas que se produzcan, cuya realización no corresponda a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

 Deberes del vigilante de seguridad

  • El personal de seguridad privada tendrá obligación especial de auxiliar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones. Prestará su colaboración y seguirá sus instrucciones en relación con las personas o cualquier bien de cuya custodia estuvieren encargados
  • Los vigilantes de seguridad deberán realizar las comprobaciones, registros y prevenciones necesarias para el cumplimiento de su misión.
  • Cuando observaren la comisión de delitos, pondrán a disposición de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a los presuntos delincuentes. así como los instrumentos, efectos y pruebas de los supuestos delitos.
  • El personal de seguridad privada portará su tarjeta de identidad profesional. La mostrará a los miembros de seguridad del Estado, autonómicos o locales, cuando fueren requeridos para ello. Asimismo, se identificará con su tarjeta de identidad profesional cuando, por razones del servicio, así lo soliciten los ciudadanos afectados.
  • En los controles de accesos o en el interior de los inmuebles, podrán realizar controles de identidad de las personas. Si procede, impedir su entrada; pero sin retener la documentación personal.
  • Sólo podrán desempeñar sus funciones en el interior de los edificios o de los inmuebles de cuya vigilancia y seguridad estuvieran encargados. Existen ciertas salvedades que vienen recogidas en la misma ley.

 Más información

Es un breve resumen de las funciones y obligaciones que nuestros vigilantes de seguridad han de cumplir en el desempeño de sus labores de seguridad y vigilancia.

Si necesitáis información más específica, acudid al Boletín Oficial del Estado. Concretamente al Real Decreto 2394/1994 de seguridad privada y a la ley de seguridad privada 5/2014 que modifica y complementa a la primera.

Seguridad-Conserjería-Limpieza. Urbisegur

Trabajador o Máquina

Por | Seguridad, Servicios de Limpieza, Sistemas auxiliares de Conserjería, Sistemas de seguridad, Urbisegur

Las revoluciones industriales

Desde hace ya mucho tiempo y dados los avances tecnológicos, se mantiene vigente, la discusión sobre el impacto que puedan tener las máquinas en los puestos de trabajo.

Previamente a la primera revolución industrial, todos los trabajos de producción y consumo eran realizados en su mayoría por trabajadores. Estos, hacían uso de herramientas para el desempeño de su labor; instrumentos cuyo buen uso y eficacia dependía de la habilidad de la persona que las portase.

Aparecieron entonces las máquinas. En realidad, ya se contaba con ellas, pero fue cuando se comenzaron a introducir en procesos de producción; concretamente, en la industria textil y siderúrgica. Daba comienzo la primera revolución industrial.

Ahora nos encontramos a las puertas de la cuarta…

Trabajador o máquina

Sin ahondar en el futuro, el cual puede verse igualmente de forma esperanzadora o siniestra; lo cierto es que, a día de hoy la inmensa mayoría de procesos industriales los realizan máquinas. Y no sólo en la industria, en casi todos los aspectos de la vida. Y es “lógico”. Un mundo que se mueve únicamente por intereses económicos, siempre buscará la eficiencia y, sobre todo, minimizar los costes o maximizar los beneficios.

Afortunadamente, sigue habiendo trabajos que no es posible ser realizados por máquinas: La delicadeza de la mano humana, la creatividad, la minuciosidad, entre otras; y por supuesto, el mantenimiento y vigilancia de las susodichas máquinas.

Lo cierto es que el trabajador siempre ha tenido pánico a las máquinas como competencia directa de su puesto de trabajo.

Seguridad-conserjería-limpieza: Trabajador y máquina.

En muchos ámbitos, el trabajador sigue teniendo su cabida. En otros, ha sido sustituido por completo. Veremos cuál es el futuro que nos depara la cuarta revolución industrial, cuando se desarrolle por completo la inteligencia artificial. Mamaíta mía, que miedo…

En los sectores en los que opera Urbisegur: servicios de seguridad-conserjería-limpieza; vemos el futuro con esperanza. Afortunadamente, nuestro trabajo no puede ser paradigma de la sustitución de los trabajadores por las máquinas.

Los avances tecnológicos, nos dotan todos los días con máquinas y dispositivos que hacen más efectiva nuestra labor; pero seguimos priorizando el toque, el detalle y dedicación que sólo un trabajador humano puede ofrecerle.

En servicios de seguridadconserjeríalimpieza, el trabajador sigue siendo el protagonista. La máquina no es más que el complemento ideal para realizar un trabajo óptimo.

cámaras de video vigilancia. Urbisegur

Video vigilancia: Cámaras

Por | Seguridad, Sistemas de seguridad, Urbisegur

Todo avanza

Huelga decir lo rápido que avanza todo.

Todo a nuestro alrededor evoluciona y cambia a una velocidad que casi ni nos damos cuenta. En todos los aspectos de la vida los cambios son significativos y gran parte de ello es debido a los grandes avances que se producen en cuanto a tecnología.

En el mundo de la seguridad privada y de la video vigilancia en concreto, no podía ser de otra forma. Al fin y al cabo, la vigilancia por vídeo está basada en la tecnología misma y cualquier avance en ésta, por defecto, repercute en la otra.

La video vigilancia actual se basa en CCTV (Circuitos Cerrados de Televisión). El sistema está compuesto de una o varias cámaras de vídeo, de carácter analógico, que están conectadas a uno o varios monitores.

Surgieron entonces las cámaras IP, poniendo según algunos expertos, muy difícil la continuidad de las cámaras analógicas en este tipo de sistemas de vigilancia. Pese a todo, ambos tipos de cámaras, tienen características no desdeñables y la utilización de una u otra han de ser estudiadas para el correcto desarrollo de una solución de CCTV.

Cámaras de video vigilancia analógicas

Este tipo de cámara recoge la imagen mediante un sensor CCD (Charge Coupled Device). Posteriormente se digitaliza, pero antes de remitir las imágenes, las convierte de nuevo en analógicas y las remite a un monitor o grabador.

Carecen, por su carácter analógico, de las capacidades que otro tipo de cámaras nos brindan, como la detección de movimiento. Hoy en día y mediante un servidor de vídeo o un grabador DVR (Digital Video Recorder), es posible la difusión de sus imágenes por internet y por tanto la recepción y grabación de las mismas en centrales receptoras de alarmas, como la nuestra.

La calidad del vídeo que nos ofrecen estas cámaras de video vigilancia es alta y cumplen de forma excelente en condiciones de baja visibilidad.

El cableado que utiliza es de tipo coaxial. Permite mediante convertidores, la recepción de imágenes de calidad a grandes distancias.

Su seguridad es baja. La señal puede ser interceptada por cualquiera que tenga acceso a la infraestructura de cableado.

No requieren de ningún tipo de mantenimiento, software, administración o programación. Una vez conectadas, no requieren más configuraciones que las básicas de orientación y enfoque.

Cámaras de video vigilancia IP

Emplean sensores CCD o CMOS (Complementary Metal Oxide Semiconductor), indiferentemente. La señal se transforma a digital mediante un conversor analógico. Posteriormente, se comprime internamente, codifica y remite por medio de protocolos IP. Este último punto posible ya que están equipadas de servidor web integrado.

Las cámaras IP pueden capturar imágenes de alta resolución, pero tienen problemas en condiciones de baja iluminación.

Utilizan el cableado de red existente para la transmisión del vídeo o pueden hacerlo de forma inalámbrica. Están limitadas en cuanto a distancia de transmisión a lo que los estándares de red permitan.

En cuanto a la seguridad, la transmisión de estas cámaras puede ser encriptada y difícil de interceptar; por su contra, la red está sujeta a la infección de virus y otros ataques que la pueden hacer vulnerable.

Requieren de ciertos conocimientos sobre gestión y administración de infraestructuras de red. Precisan de una configuración inicial y un posterior mantenimiento y supervisión.

Se trata de dispositivos “inteligentes” que cuentan con numerosas funciones integradas en la misma cámara: alarma, detección de movimiento, etc.

——

Como hemos visto, la implantación de un sistema de video vigilancia mediante CCTV, requiere un estudio previo con el cual determinar qué sistema es el que mejor se adapta a nuestras necesidades.

En cualquier caso, lo más recomendable es que te comuniques con Urbisergur. Te asesorarán de forma clara cuales son las mejores opciones para la video vigilancia de tu comercio, local o vivienda.

Dotación de Seguridad Urbisegur

El vigilante privado: Dotación de seguridad

Por | Seguridad, Urbisegur

Equipamiento individual

La guerra, desgraciadamente, ha forjado nuestra historia. Desde antiguas civilizaciones e imperios, hasta el día de hoy, el hombre nunca ha dejado de estar en guerra.

Esas guerras han sido llevadas a cabo por individuos, que debían ir adecuadamente pertrechados para tal fin. Inicialmente, los rudimentarios y básicos palos y piedras. Posteriormente, los escudos, lanzas, espadas y corazas. Hoy, la tecnología. Cada pueblo y tiempo ha tenido una forma distinta de atacar y defenderse, pero cada uno de ellos conocía que el equipamiento de sus individuos era una pieza clave en esa tarea.

En el mundo de la seguridad privada, como salvaguarda de bienes y personas, se aplica la continuidad de estos principios. La dotación de un integrante de un cuerpo de seguridad, entendiendo la misma como el conjunto de material y armamento a su servicio; ha de ser completa, pero no excesiva y siempre acorde a la labor que ha de desempeñarse.

Debemos tener en cuenta los dos tipos de dotación de seguridad en el ámbito que nos atañe:

  • Dotación reglamentaria. Equipamiento básico, obligatorio y regulado por la legislación vigente. Proporcionado por la empresa de seguridad.
  • Dotación complementaria. Se trata del equipamiento no obligatorio, pero necesario en ciertos servicios. Aportados por la empresa si la necesidad de los mismos así lo requiere o por el mismo vigilante si son de un carácter más personal y específico.

Dotación de seguridad reglamentaria

Vestimenta. La uniformidad básica comprende un número determinado de prendas, cuyo mínimo viene definido por convenio. Se trata de camisas de invierno y verano, chaquetas, pantalones de verano e invierno, zapatos o botas, gorra y corbata. Independientemente de aquellas prendas de agua y abrigo necesarias en los servicios en exterior. El uniforme irá acompañado de los distintivos de la empresa y la placa identificativa del vigilante con su T.I.P (Tarjeta Identificativa Profesional).

Cinturón. Forma parte de la dotación de seguridad reglamentaria, puesto que sobré él se cargarán muchos de los elementos que componen el equipamiento: Portagrilletes, tahalí, equipos de transmisión, linterna, etc.

Defensa. Sin dejar de ser un arma, está ideado como un instrumento disuasorio y preventivo. La defensa reglamentaria de los vigilantes de seguridad tiene 50 centímetros de longitud, es de goma semirrígida y forrada de cuero negro. Forma parte del equipo de protección individual EPI.

Comunicaciones. Se hacen imprescindibles para la coordinación de los servicios y los informes puntuales de situación. Suelen ser efectuados mediante:

  • Radiotransmisor. O walkie talkie. Permite una comunicación inmediata entre los miembros del equipo de trabajo. En ambientes donde el sonido del teléfono es deficiente para ser oído por el usuario, un radiotransmisor puede ser escuchado por él y su entorno inmediato.
  • Teléfono móvil. De utilidad innegable. Entre otras muchas posibilidades, facilita al vigilante de seguridad, la posibilidad de ponerse en contacto con los servicios de emergencia y los cuerpos de seguridad pública.

Grilletes. Serán de manilla e irán acompañadas de su portagrilletes en el cinturón. Se usarán para la detención e inmovilización de personas y su puesta a disposición de las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Dotación de seguridad complementaria

Linterna. Con una cantidad adecuada de lúmenes según el servicio en el que se use. Se hace imprescindible en servicios nocturnos y aquellos emplazamientos en los que no haya suministro eléctrico, o se corra el peligro de perderlo. Recomendables las ligeras y de poco tamaño.

Dotación de SeguridadSilbato. Un clásico. Os podría decir que es un aerófono simple que emite un sonido debido a una corriente de aire forzado… Vamos, que ha de ser un silbato profesional con un valor acústico adecuado.

Chaleco reflectante. Obligatorio en ciertos entornos exteriores, de baja luminosidad o tráfico abierto. Constan de una base, normalmente de color neón o naranja y bandas reflectantes de alta luminosidad.

Armas. El personal de seguridad privada puede portar armas de fuego en los servicios autorizados para ello, siempre que esté en disposición de una licencia de armas de tipo “C”.

  • Arma corta. La reglamentaria es el revólver calibre 38 especial de cuatro pulgadas.
  • Arma larga. Escopeta reglamentaria de repetición del calibre 12/70, con cartuchos de 12 postas comprendidos en un taco contenedor.

Otros elementos de seguridad complementaria

Botiquín. Que contenga un kit de primeros auxilios, ya que permitirá brindar una atención de emergencia al propio vigilante o a terceros, en caso de requerirlo.

La dotación de un vigilante de seguridad, puede ser muy amplia; limitada, por supuesto, por los protocolos de la empresa y el servicio a realizar. Así podríamos añadir como dotación de seguridad complementaria: Prendas anti-cortes, mantas ignífugas, inmovilizadores, aerosoles defensivos, etc. Y todo aquello que, dentro de la legalidad, ayude al vigilante en el ejercicio de sus funciones.

En Urbisegur somos muy exigentes con la instrucción, dotación de seguridad y buena imagen de nuestros vigilantes.

Sentirse seguro. Urbisegur

Sentirse seguro

Por | Seguridad, Urbisegur

Seguridad como principio vital

Si bien la seguridad la entendemos como un bien físico, en realidad es algo intangible. No es mensurable, ni está estipulado en ningún manual o norma; se trata, al fin, de una situación personal de tranquilidad y sosiego.

Cada cual tiene su baremo al respecto: Una persona puede adoptar todo tipo de medidas para conseguirla y aun así no lograr jamás dicha meta; mientras que otro tipo de persona, puede pasear por la calle desnuda y sentirse segura.

Nos gusta vivir libres y exentos de riesgo. Nos agrada, y debe ser así, sentir confianza, certeza, ausencia de dudas y mantenernos alejados de todo peligro. Sentirse seguro es una necesidad; no en vano, el miedo es uno de los peores sentimientos que puede albergar un ser humano.

Seguridad de bienes

Más allá de ese concepto a nivel personal, vivimos en un mundo en el cual disponemos de bienes y propiedades, que entendemos como parte de nosotros y que deseamos que sean respetadas. Utópicamente, no debiera ser necesario ningún protocolo de seguridad para la salvaguarda de bienes e inmuebles. Utópicamente…

La inseguridad subyace latente en cualquier rincón de nuestra sociedad. Lamentablemente, es tal la magnitud de la misma que los cuerpos de seguridad del estado no son capaces de atender con antelación la comisión de un delito. De hecho, se hace uso de ellos una vez cometido el mismo.

Prevención, prevención y más prevención para Sentirse seguro

Así es. Hemos de disponer del conjunto de medidas y herramientas que nos permitan anticiparnos al hecho delictivo. Por ello, precisamos de sistemas de seguridad y servicios de vigilancia que nos permitan mantener intactos nuestros bienes y conservar ese estado de armonía, paz y tranquilidad que todos ansiamos y que llamamos seguridad.

Como rezaba una bonita cancioncilla de un antiguo anuncio televisivo, de cuyo nombre no me acuerdo y además, tampoco quiero hacerlo:

Me siento seguro.

La seguridad privada en españa

Por | Urbisegur

La seguridad privada en España

Perfiles por sexo, formación y tipos de contrato

Miguel Ángel Ramírez, presidente de la empresa Seguridad Integral Canaria, está considerado el rey del low cost en su sector. Y no por méritos corporativos. Presenta ofertas imbatibles a concursos públicos gracias a que somete a su plantilla, según un informe de la Agencia Tributaria, a “condiciones leoninas”, obligando a los empleados a renunciar a los festivos o duplicando jornadas de trabajo. Sus compañeros de profesión llaman a empresas como la suya “piratas” que tiran los precios. Ese es, según los expertos, el talón de aquiles de un sector considerado uno de los mayores empleadores del país: hay más vigilantes (78.200) que guardias civiles (74.958) o policías nacionales (65.254). La ciberseguridad y la formación son otras dos dimensiones de un negocio donde la protección se paga poco: según el convenio, un responsable de seguridad cobra 1.122 euros brutos mensuales (en esa cantidad se incluye el prorrateo de las pagas extra). Si el trabajador lleva armas añade un plus de unos 179 euros (en total, 1.301 euros brutos). Eso en el mejor de los casos, porque muchas empresas tienen sus propios acuerdos y normalmente retribuyen menos.

https://elpais.com/
https://elpais.com/economia